junio 1st, 2019 by Patricio

En tiempos de exageración periodística y de necesidad continua de consumo mediático, hay que ser muy precavidos a la hora de encumbrar a cualquier jugador de cualquier deporte y hay que tomarse determinados halagos con una cierta distancia. Hubo un tiempo en el que surgía “un nuevo Messi” cada dos fines de semana en algún lugar del mundo y nos hemos cansado de esperar “al nuevo Jordan” década tras década hasta convencernos por fin de que no habría segundo advenimiento.

Durante el último mes, aproximadamente, no se habla en el mundo del baloncesto de otra cosa que de Luka Doncic, el base-escolta-alero esloveno del Real Madrid. ¿Se ha merecido tanta atención? Desde luego. ¿Tiene algo de peligroso tanta expectativa disparada? Sin duda. Vamos a intentar explicarlo brevemente: Doncic es un fuera de serie. Lo es ya, ni siquiera hace falta proyectar demasiado. A sus 17 años, casi 18, es uno de los pilares del líder de la Euroliga y es capaz de dominar los partidos de mil maneras distintas: desde el tiro exterior, desde el dribbling, desde el rebote, desde el contraataque, desde la penetración o desde el reparto de asistencias.

Tiene un conocimiento del juego tal que, incluso promediando 9 puntos por partido en Europa, muchos apuntan ya su nombre como MVP de la competición. Sabe cuándo tiene que ir al poste bajo, cuándo tiene que alejarse a la esquina, cuándo conviene tomar la responsabilidad anotando y cuándo hay que echar una mano a los pívots bajo el aro. Teniendo en cuenta su edad, no habría que descartar que su cuerpo siguiera creciendo hasta acercarse mucho a los 2,10 o incluso superarlos, lo que le convertiría en un base tan atípico como el griego Giannis Antetokounmpo, la estrella de los Milwaukee Bucks.

Con todo, la euforia de la adolescencia es a la vez motivo para la cautela. Es imposible saber hacia dónde va a tirar un chico de 17 años, por mucho tiempo que lleve rindiendo al máximo nivel y por mucho que su club y su entrenador –Pablo Laso- le hayan dirigido con mano maestra. Doncic nunca será un mal jugador de baloncesto, ni siquiera un jugador mediocre, de los de hacer bulto, pero exigirle ya que se convierta en una gran estrella NBA, en un hombre que rompa moldes cuando todavía es un niño, parece algo prematuro.

Fuente: http://www.revistagq.com/noticias/deporte/articulos/luka-doncic-kukoc-mirotic-revelacion-europa-nba/25482

Posted in deportes Tagged with: ,