restaurante
enero 20th, 2017 by Patricio

Para los primeros días de 2017, los locales de Capital que tengan mesas y sillas en la vereda deberán haber colocado canteros o macetas con plantas que delimiten este espacio.

El objetivo de la comuna es que ofrezcan una apariencia estética y uniforme, más allá de que cada negocio utilice un tipo de mobiliario diferente. Asimismo, las sombrillas deberán ajustarse a determinado formato y color.

El intendente Rodolfo Suárez explicó que la idea de regular los cierres que hacen los locales es que tengan una cierta uniformidad de aspecto y que incorporen el elemento verde.

De todos modos, resaltó que la ordenanza deja un margen para que los propietarios de los locales presenten una propuesta de diseño alternativo -a la que incluye el anexo de la normativa-, la que será evaluada por profesionales del Departamento de Arquitectura (de la Subsecretaría de Desarrollo Urbano).

Suárez comentó que esta especie de corralito o cerco no tiene un costo significativo y, como contraparte, ofrece seguridad a los clientes, ya que protege de los arrebatos de carteras o celulares. Pero sobre todo, “se embellece la Ciudad, para que Mendoza, como otras grandes capitales del mundo, cuente con elementos que la distingan”, planteó.

La legislación fue publicada en el Boletín Oficial el lunes pasado y los comerciantes tienen un plazo, a partir de entonces, de 120 días corridos para adecuarse a lo que establece. La colocación de canteros y/o macetas para delimitar el espacio público destinado al uso de mesas y sillas en veredas será obligatoria en todas las calles, excepto en la Peatonal Sarmiento.imagen

Estos cercos deberán estar ornamentados con especies arbustivas perennes y floríferas, que conformen un cierre verde natural. También se fija que la vegetación tendrá que ser mantenida en buenas condiciones, ya que el propietario será sancionado si están descuidadas.

Asimismo, será controlado que respeten los espacios de circulación peatonal y su altura no puede sobrepasar 1,20 metros.

Martín, quien trabaja en un café y bar en la Ciudad, comentó que habían instalado en la vereda un cierre con maderas -que todavía tienen guardado en el local- y macetas en los extremos, pero que apenas alcanzaron a tenerlo durante unos meses y hace el mismo tiempo les indicaron que debían retirarlo.

“Era ideal porque la gente no pasaba entre las mesas para bar y las sillas de bar y se evitaban los robos”, señaló. Si bien en el bar tienen sombrillas (ver aparte) que les entregó una marca de cerveza, el mozo reconoció que no son muy resistentes, por lo que sería bueno colocar otras. Pero opinó que la inversión puede ser un problema, ya que los ingresos se han reducido.

Son varios los locales gastronómicos sobre la avenida San Martín que habían colocado corralitos para rodear las mesas y sillas para bar, por iniciativa propia, que tuvieron que sacarlos en los últimos meses por orden del municipio.

Adrián, de otro café y restaurante, explicó que en ese negocio habían usado divisiones con imágenes de diversos paisajes mendocinos, también con plantas en las esquinas. Asimismo, señaló que han pedido poder colocar un cierre con vidrio para la acera y se los han prohibido, pese a que sobre calle Sarmiento algunos restaurantes tienen carpas para extender la capacidad durante el invierno.

Sombrillas unificadas

Cuando se cumpla el plazo de 120 días a partir del 5 de setiembre, sólo podrán utilizar las que les autorice el municipio. El objetivo de esta decisión es que se unifiquen los diseños para evitar la disparidad actual de formatos, colores y diseños de la pauta publicitaria.

La ordenanza 3.907/16 establece que únicamente se permitirán las que sean cuadradas o hexagonales, con cobertura impermeable, y que los colores aceptados serán blanco, beige, bordeaux (aunque el Ejecutivo municipal podrá autorizar otros).

En cuanto a la publicidad que suelen tener las sombrillas, deberá limitarse al faldón o solapa inferior. Se permitirá el uso de lámparas para iluminar por debajo de las mismas.

Posted in Gastronomia Tagged with: ,