Sleeping Girl on the bed. on light background
abril 3rd, 2017 by Patricio

Según los estudios realizados por ASOCAMA (Asociación de la cama) la vida útil de un colchón ronda los 10 años, y obviamente aunque pasamos un tercio de nuestra vida en ellos casi nadie tiene claro como elegir un sommier o almohada adecuado a sus necesidades.
Vamos a explicar un poco los pasos que deberíamos seguir a la hora de valorar las múltiples ofertas de colchones que hay en el mercado.
Antes de ir a una tienda o contactar con un asesor del descanso lo primero que tenemos que hacer es conocernos:
Es importante conocer nuestro actual colchón: que tipo de colchón es (viscoelástica, látex, muelles, espumación, o combinación de materiales).
Repasar cuales son las causas que nos perturban el sueño o que nos impiden dormir bien: ronquidos, exceso de calor o frío, no paramos de movernos por la noche, etc.
Valorar si cuando nos despertamos nos sentimos fatigados o recuperados, o si nos levantamos con dolores musculares, cervicales o de espalda.
Cual es nuestra postura habitual al dormir. La posición al dormir puede influir en el tipo de colchón que deberemos elegir.
Con toda esta información podemos tener una idea más o menos clara de lo que nos afecta al dormir, y de como mejorar nuestro descanso. Además es una información que nos debería solicitar un buen asesor de descanso para poder realizar una recomendación adecuada y ajustada a nuestro perfil.
Conviene recordar que tener un buen descanso no solo es importante para renovar nuestra energía, también evita múltiples problemas de salud y de dolores musculares y por lo tanto repercute en nuestro bienestar presente y futuro. Saber como elegir un colchón es fundamental ya que no queremos pasarnos los próximos 10 años con problemas de espalda, o sin tener un descanso reparador.Como elegir un colchón
Como elegir un colchón
Los puntos fundamentales para elegir un colchón son:
Adaptabilidad / Firmeza
Temperatura
Dependiendo de nuestra morfología y forma de dormir deberemos prestar mucha atención a la adaptabilidad y la firmeza: (ver como elegir una almohada)
Si dormimos boca arriba necesitaremos elegir un colchón con una mayor firmeza para asegurar que nuestra espalda no se curve.
Si dormimos de lado necesitaremos elegir un colchón más adaptable y una menor firmeza para aliviar los puntos de presión en hombros y caderas.
Dormir boca abajo es una costumbre muy poco recomendada, ya que suele ocasionar múltiples problemas de espalda, y en algunos casos también respiratorios.
Nuestro cuerpo genera una gran cantidad de calor y durante la noche nuestra temperatura corporal va cambiando según las diferentes fases del sueño (ves conceptos básicos del sueño). Cuando nuestro cuerpo sufre demasiado calor o frío tiende a sentir la necesidad de moverse para buscar una solución. Los colchones de viscoelástica suelen ser más los más calurosos, y los de muelles los más frescos, pero con la incorporación de materiales inteligentes podemos encontrar algunos colchones con telas y tecnologías especialmente diseñados para mejorar y controlar mejor la temperatura corporal (por ejemplo: Ingravity Termalfresh)

Posted in Salud Tagged with: ,